viernes, 31 de octubre de 2014

PASTA CON LANGOSTINOS Y MEJILLONES - RETO COCINILLAS OCTUBRE

Pues aunque parezca mentira, se acabo Octubre... Pero, como cada mes, lo despedimos con el Reto Cocinillas.

Este mes la receta es salada, LINGUINE CON LANGOSTINOS, ALMEJAS Y CHILE...



Como siempre, seguimos los pasos de la chef Lorraine Pascale:



Aprovechando que es pasta con marisco, he pensado darle un punto "halloweenero", utilizando pasta negra y cambiando las almejas por mejillones...

Para hacer este plato necesitaremos los siguientes ingredientes:
- 350g linguine seco o spaghetti (normales o integrales)
- 3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra, más extra para salpicar
- 2 chalotas alargadas grandes, finamente picadas
3 dientes de ajo, muy finamente picados
2 chiles rojos, retiradas las semillas (si quieres que pique menos) y finamente picados
- 400g langostinos tigre crudos y pelados, y retirado el intestino (sobre 600g peso congelado)
- 400g almejas en su concha, lavadas a fondo (lo suyo es dejarlas una hora en agua fría), tirar las que se queden abiertas al mojarlas
1 vaso de vino blanco (unos 150-200ml/5-7fl oz)
- 1 manojo pequeño de perejil, picado groseramente (3 cucharadas del picado)
- Sal marina en escamas y pimienta negra recién molida
- 70g rúcula
- 1 limón pequeño, cortado en 4 gajos
Herviremos la pasta en una olla grande de agua hirviendo siguiendo las instrucciones del fabricante, añadiendo sal. Lorraine recomienda también añadir algo de aceite para que no se pegue, pero a mi no me gusta...



Mientras, ponemos el aceite en una sartén grande (con una tapa que ajuste bien), a fuego medio. Añadir las chalotas y freir unos 8-10 minutos, hasta que estén flojas, removiendo de vez en cuando. Añadir el ajo y los chiles, y cocinar un par de minutos. 

En este punto, me he saltado los chiles, porque en casa no gustan. Tampoco he utilizado chalotas, porque me parecía que con los ajitos picados y dorados iba a quedar mejor la pasta.



Añadir los langostinos y cocinar un minuto, moviendo. Añadir las almejas y el vino blanco, llevar a ebullición y tapar. Dejar que cueza durante 4-5 minutos, todas las almejas se hayan abierto (tirar las que no se abran) y los langostinos han pasado del gris al rosado.

En mi caso, he comprado los langostinos ya cocidos. Los mejillones los compré congelados y sin concha, ya que no me gusta dejarla en la comida a la hora de servirla. Así que ese paso lo sustituyo por la limpieza de los langostinos y por el descongelado de los mejillones...


Cuando el ajo picado esté en su punto, añado los langostinos, un poco de perejil y un chorrito de vino blanco, en este caso DO Montilla-Moriles.



Añadimos los mejillones...



Una vez que la pasta esté lista, escurrirla bien, verter sobre el marisco y mezclar bien todo. Sazonar al gusto con sal marina en escamas y pimienta negra.



Servir  con un poco de aceite de oliva, decora con rúcula, corona con un buen pellizco de pimienta negra.



Para ver cómo han hecho esta riquísima receta el resto de participantes, pinchad en cada enlace:

Blanca de Menjar a Cala Blanca
Tere de Aurea's Kitchen
Angeles de Sweet Cakes
Vivi de Hoy Cocina Vivi
Marisa de Marisa en la Cocina

Animaos a haced este plato, que es muy sencillo y está riquísimo.
¡Besitos!

lunes, 27 de octubre de 2014

HOY COMPARTIMOS: VIEJO Y OLVIDADO

Un mes más participo en la iniciativa Hoy Compartimos, que invita a blogs con contenido propio (textos y fotografías) a publicar en la misma fecha sobre un tema concreto.

Y el tema que Lorena y Mika proponen este mes es: LO VIEJO Y OLVIDADO

Yo me he decantado por algunos objetos.

Como este molinillo de café, que era de mis abuelos y al que le tengo mucho cariño.


Está viejo, pero no olvidado... Y a pesar de que lleva años sin utilizarse, todavía huele a café...

Esta tetera la compré en un mercadillo de segunda mano, en la Costa del Sol, donde muchos ingleses venden sus juegos de té, cucharillas, coladores y todo tipo de parafernalia en torno al momento del té y que a los amantes de esa bebida nos vuelve locos...


Por último, esta cámara de fotos también es de un rastro (lo admito, rastros y tiendas de segunda mano nos encantan a Rafa y a mi), y la compramos al poco tiempo de casados, para colocarla junto a los álbumes de fotos (es que nos casamos antes del boom digital...)


A que os ha sabido a poco...

Pues pinchad en la imagen para ver el resto de propuestas.


¡Besitos!

domingo, 26 de octubre de 2014

EMPANADILLAS DE CALABAZA

Ha llegado la temporada de la calabaza.

Así que ya he sacado unas cuantas recetas en las que la calabaza es el ingrediente principal.

Como la Crema de Calabaza que hice el año pasado y que podéis ver aquí.

Pero tenía del blog de María Lunarillos una receta de Pastelitos salados de Calabaza, y no me he podido resistir a ellos...



Para hacerlos he utilizado:
- 500 gr. calabaza
- 150 gr. bacon ahumado
- 2 paquetes de obleas de empanadillas
- 2 lochas de queso Edam
- romero
- sal y pimienta
- huevo para pincelar

Las diferencias con la receta original es que en ésta utilizan masa quebrada y queso parmesano.

Picamos las lonchas de bacon en tiritas o trocitos, y doramos a fuego medio. No es necesario ponerle aceite, ya que la grasa que suelta es suficiente.



Cuando esté dorado lo retiramos del fuego y reservamos.



Mientras se hace el bacon, troceamos la calabaza en dados, con mucho cuidado que la corteza es muy dura.


Utilizamos la misma sartén, con un chorrito de aceite de oliva, para saltear la calabaza. Salpimentamos un poco (con cuidado, que el bacon le dará un punto salado extra), y dejamos a fuego medio-bajo hasta que se ablande.

Añadimos el bacon, el romero, el queso troceado.


Preparamos la bandeja del horno con papel de hornear, y sacamos las obleas de empanadillas. Encedemos el horno a 200ºC

Las podemos preparar como las empanadillas de toda la vida, o utilizar un cortador en forma de calabaza.

En este caso, ponemos una calabaza en la bandeja, el relleno encima y cerramos con otra calabaza, fijando los bordes con un tenedor.




Batimos un huevo y pincelamos cada empanadilla.



De los restos de masa sacamos unas tiritas muy finas para decorar la superficie, y volvemos a pincelar con huevo.





Introducimos al horno, a 200ºC unos 12 minutos.

Sacamos cuando tengan un color bonito y dejamos enfriar un poco.



Y listas para comer.



En casa han encantado. Tienen un sabor muy diferente, con el toque dulce de la calabaza y el salado del bacon, y quedan muy jugosas.

Pensé en sofreir cebolla al principio de toda la receta, y aunque la textura le debe ir genial, quizá le dé demasiado dulzor a la receta.

¿Os  animáis a hacerlas? Podeis pinchar en la imagen para imprimir la receta

¡Besitos!



lunes, 13 de octubre de 2014

12.13.14 OCTUBRE

Este mes sí llego puntual a mi cita mensual con Flor, de Mums & klDS 

Por si no conocéis la iniciativa, el 13 es el día elegido por Flor, de Mums & klDS  para publicar una foto que represente ese mes, y así al final del año tener nuestro particular calendario fotográfico.

Este mes de momento nos ha traído lluvia y frío. Además, la celebración en el campo del cumpleaños de una amiga este mes, me trajo la oportunidad de disfrutar del aire libre, y de fotografiar el paisaje, con un clima a ratos lluvioso, a ratos soleado, y algún momento con tormenta espectacular...

Ante la duda de qué foto compartir, pensé en ésta:


La hice en un momento en que por un lado llovía y por otro lucía un sol deslumbrante... Y me encantan los colores del paisaje cuando hay ese contraste de luces... 

Además, me pareció que refleja muy bien el mes de Octubre, en el que lo mismo pasas frío que calor, puede llover a cántaros o hacer una tarde estupenda en la que tomar el sol en una cafetería...

¿Queréis saber cómo es el mes de Octubre para el resto de participantes? Pues ya estáis pinchando aquí o en la imagen.


Y aquí podéis ver las últimas fotos de mi calendario:
- Septiembre aquí
- Agosto aquí
- Julio aquí
- Junio aquí

¡Un besote muy fuerte!

lunes, 6 de octubre de 2014

PALMERITAS DE HOJALDRE


Hoy os traigo una receta sencillísima, rápida y muy rica.

Palmeritas de Hojaldre.


Ya os comenté el martes pasado que con el hojaldre que no había utilizado para la Tarta de Higos, Queso Crema y Menta iba a preparar una merienda muy fácil.

Y es que de verdad que se prepara en un pis-pás.

Primero, con el hojaldre extendido (que compré ya preparado), corto un rectángulo:


A continuación, espolvoreamos por encima lo que queramos. Yo utilicé zaúcar blanco con canela molida.


Podéis poner azúcar moreno, una capa pequeña de mermelada... Incluso sal gruesa con alguna especia, si queréis hacer la versión dulce.


Enrolláis los lados más largos hacia adentro, apoyáis sobre un lado y cortáis en rodajitas.


Colocamos cada trozo sobre papel de hornear en la fuente del horno. Como véis, al cortarlo ha cogido la forma de corazón típica de la palmera.


Introducimos al horno previamente calentado, a 200ºC, unos 10 minutos, aunque habrá que estar pendiente porque depende de cada horno.

¡Y listas para comer!


Si queréis, se les puede dar un baño de chocolate, o de glaseado, o mermelada...

Y si optáis por la opción salada, con un trocito de chorizo, por ejemplo, en el centro quedarán riquísimas y muy originales.

Animaos y ya me contáis.

¡Besitos!

miércoles, 1 de octubre de 2014

HOY COMPARTIMOS... OBJETOS COTIDIANOS

Un mes más participo en la iniciativa Hoy Compartimos, que invita a blogs con contenido propio (textos y fotografías) a publicar en la misma fecha sobre un tema concreto.

Este mes Nika y  Lorena nos proponen un tema, como ellas dicen, "muy inspirador": OBJETOS COTIDIANOS

Así que, ahí van algunos puntos de mi cotidianeidad...

Este es mi desayuno...


La he dejado con poca nitidez porque a las siete de la mañana yo veo el mundo poco, muy poco nítido...

Luego, en el trabajo, números, muchos números...



Al volver a casa, si estoy muy cansada no me resisto... Sí, sí, ya sé que las escaleras son más sanas... Pero a veces...


Si es de los días que subo por las escaleras, porque estoy llena de energía, me meto un rato en la cocina y preparo algo, como cuando nos regalaron hace poco estos tomates...


Pedían a gritos un buen pan de pueblo, aceite de oliva virgen extra, sal y ajo, y convertirse en salmorejo...

Si ya tengo la comida del día siguiente preparada, puedo hacer un rato punto de cruz...


Aquí los hilos están hechos un lío porque le dejé a mi sobrina jugar con ellos...

Y así llegamos al final del día. La desconexión y cierre en mi caso es un ritual...



No puede faltar una infusión de roiboos (en la taza con pintura de pizarra que me regaló Rafa), y algo de lectura, en libro electrónico, en papel o una revista, pero tengo que leer un poco antes de cerrar los ojos...

Como veis, mis objetos cotidianos son éso, muy cotidianos... :-)

Para ver qué consideran cotidiano (y cotillear un poco) en sus vidas el resto de participantes, podéis pinchar en la foto, o aquí.



¡Besitos!

martes, 30 de septiembre de 2014

TARTA DE HIGOS, CREMA DE QUESO Y MENTA

Vuelve el último día del mes, y con él, el Reto Cocinillas.

Este mes toca dulce, y la receta seleccionada fue...

Tarta de Higos,  Crema de Queso y Menta.



Como siempre, de nuestra chef favorita, Lorraine Pascale...


Esta tarta es muy sencilla. Lo más laborioso es hacer la base, una masa quebrada o brisa, que tampoco es difícil de hacer.

Necesitaremos una fuente rectangular baja de 20 x 30cm, con los bordes ondulados.

Ingredientes:

Para la masa quebrada
·         250g harina normal
·         125g mantequilla fría, en dados
·         2 yemas de huevos de gallinas criadas en libertad
·         un pellizco gordo de sal
·         1-4 cucharadas de agua, en caso de que haga falta

Para el relleno
·         harina normal, para trabajar la masa
·         260ml nata para montar
·         165g queso crema
·         3 buenos chorretones de miel
·         1 cucharada Marsala (opcional)
·         12–16 higos, cada uno cortado en 6 piezas
·         un puñado de pistachos, nueces o pecanas, por la mitad
·         1 manojo de menta fresca, picada o desmenuzada a mano

Yo hice una versión mini, porque en casa estamos sólo dos, así que para la masa quebrada utilicé la mitad de los ingredientes...



Ponemos la harina y la mantequilla en un robot de cocina, y pulsamos hasta obtener como migas.

Si no tenemos robot, usaremos las manos y mezclaremos la mantequilla y la harina en un bol, hasta que la mezcla parezcan migas pequeñas.

Añadimos las yemas y un pellizco de sal, y mezclamos con un cuchillo. Apretamos la mezcla en forma de bola. Si se ve muy seca, añadimos un poco de agua, pero hay que intentar evitarlo si podemos.

Cuando la mezcla esté unida, envolver en film de cocina y dejar en el frigo unos 30 minutos.

Transcurrido ese tiempo, sacar del frigo y dejar que se temple un poco. Si se amasa fría, se va a desmigar.

Precalentar el horno a 180C/350F/Gas 4.

Extiende la masa en una superficie enharinada hasta que tenga el grosor de una moneda de euro, y colócala sobre una fuente de horno de 20 x 30cm. La masa quebrada casera se suele deshacer con facilidad. No hay que asustarse. Si pasa eso, se puede “parchear” en la fuente los trozos que se desmoronen.

Con una bolita de la misma masa, presiona la masa hacia el fondo de la fuente. Con el mango de una cuchara de madera, marca las paredes para que quede con la forma ondulada. Recorta el exceso y pasa un cuchillo fino por dentro de los bordes para que se suelte. Pasar al frigo para que repose unos 15 minutos, o hasta que esté firme.

Sacar la tarta del frigo, arrugar una hoja de papel de horno, extenderla y cubrir la masa con él. Cubrirlo de garbanzos o pesas de hornear y hornea entre 20 y 25 minutos, o hasta que la masa se vea seca al tacto. Sacar del horno y reservar.

Y hasta aquí todo lo que os puedo contar de mi base de masa quebrada, porque un despiste muy tonto hizo que se me quemara. Así que, como no me daba tiempo, opté por la opción rápida: comprarla hecha. El único problema fue que no la encontré... Así que la sustituí por hojaldre...



Intenté que me quedara en forma de cestillo...



Mientras se enfría la base, ponemos la nata en un bol y batimos hasta que empiece a espesar. 

Ponemos la crema de queso en otro bol y le incorporamos la nata con movimientos envolventes. 

Mezclamos con la miel y el Marsala (si se usa, que yo no he utilizado). Y ponemos este relleno en la tarta.



Extendemos la crema sobre la base de la tarta.

A pesar del problema con la masa brisa, lo que más me costó de este reto fue encontrar higos... Y cuando daba con ellos estaban demasiado maduros...

Pero los encontré...



Troceamos en seis los higos, y los colocamos encima.


Lo que son las cosas... Estaba tan convencida de que tenía menta en la terraza que ni se me ocurrió mirar... Y cuando salgo a cortarla, ni rastro de ella en la maceta que la tenía... Menos mal que ha salido en otra maceta...



Así que la picamos...

Y esparcimos los frutos secos y la menta picados sobre nuestra tarta.




¿A que os habéis quedado con ganas de más?

Pues para eso está el Reto Cocinillas, para que veáis las versiones de cada participante:






¿Quién se anima a hacerla?

Y si queréis saber cómo prepararé una merienda rica y fácil con el hojaldre que me sobró, este fin de semana os daré la receta...

¡Besitos!