martes, 31 de marzo de 2015

MUFFINS DE CANELA Y FRUTOS ROJOS - RETO COCINILLAS

Como cada fin de mes, hoy toca Reto Cocinillas.

Este mes toca dulce, y la receta elegida fueron estos ricos MUFFINS DE CANELA Y FRUTOS ROJOS.


Como siempre, receta de la chef Lorraine Pascale.


Los ingredientes de la receta original para 12 muffins han sido:
  • 300g harina integral
  • 1 cucharadita de levadura 
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico 
  • 1 cucharadita de canela molida (yo puse una y media)
  • 1 huevo 
  • 2 claras de huevo 
  • 200ml leche semidesnatada 
  • 100g yogurt natural bajo en grasa
  • 50 ml aceite de girasol 
  • 4 cucharadas de jarabe de arce 
  • 200g bayas de verano congeladas o frutos del bosque (yo he utilizado arándanos deshidratados)
  • dos cucharadas de pepitas de chocolate (incorporación mía a la receta)
  • dos cucharadas de azúcar moreno (recomendación de los primeros participantes en el reto...)

Precalentamos el horno a 200 ° C, (ventilador 180 ° C, 400 ° F, termostato 6) con el estante medio del horno preparado. Colocamos las cápsulas en la bandeja de muffins, aunque como veréis yo he utilizado otro tipo de equipo...
Colocamos la harina, la levadura, el bicarbonato sódico y la canela en un cuenco grande y mezclamos rápidamente juntos.  


Además, añadí dos cucharadas soperas de azúcar moreno. Aunque no venía en la receta, las primeras personas que iban haciendo la receta comentaban que les hacía falta algo de dulzor... Por eso me encanta cocinar cada mes así, porque entre todos aprendemos y nos vamos dando consejos... 


Batimos las claras de huevo y el huevo entero ligeramente en un jarra grande y sin dejar de batir ir añadiendo la leche, el yogur, el aceite y el jarabe de arce hasta que quede una mezcla suave y bien combinada.


Como veis, el yogurt que utilicé tenía un toque de frutos rojos. De cereza, para ser más exactos.


Incorporar esta mezcla húmeda a los ingredientes secos poco a poco. Por último, incorpore dos terceras partes de la mezcla de bayas, y en mi caso, las pepitas de chocolate.
Repartimos la mezcla entre los 12 cápsulas. Para este paso viene muy bien utilizar una cuchara de bolas de helado. Aunque a mi me dió para 18 muffins...
Repartir las bayas congeladas restantes sobre la superficie de los muffins y presionarlos para hundirlos un poco (a mi este paso se me olvidó...).


Introducir en el horno unos 20 minutos o hasta que un palillo insertado en una de las muffins salga limpio.
Sacar del horno y dejar reposar unos minutos en la bandeja.


¡Y a comer!
Me ha encantado esta receta, porque no son demasiado dulces y los arándanos le dan un punto ácido perfecto.
¿Queréis ver cómo ha hecho la receta el resto de participantes en el reto? Pues aquí los tenéis:

Animaos a probar esta receta, porque os va a encantar.

¡Besitos!


martes, 17 de marzo de 2015

GALLETAS DE CERVEZA NEGRA PARA SAINT PATRICK

Hoy es San Patricio, el tan celebrado Saint Patrick, patrón de los irlandeses.

Aunque en mis venas no corra sangre irlandesa, hace años que un amigo que estuvo por aquellos lares nos "invitó" a celebrarla cada año cuando regresó a España. 

Bueno, reconozco que al principio era una reunión nocturna y sólo de chicos...

Poco a poco fue cambiando la cosa y pasó primero a celebrase con nosotras (¡¡Síííí!!), y cuando empezaron a llegar los miembros de la nueva generación la celebración pasó a mediodía.

Pero lo importante es seguir quedando con esa excusa.

Así que este año, para nuestra quedada, hice unas GALLETAS DE CERVEZA NEGRA.



Para hacerlas me acordé de unas galletas riquísimas que vi a Chus de Siguiendo a Nenalinda, aunque le hice algunas modificaciones a la receta suya...

Los ingredientes que he utilizado han sido:
- 200 gr. mantequilla (temperatura ambiente)
- 100 gr. azúcar
- 1 yema
- 8 cucharadas soperas de cerveza negra (en lugar de rubia)
- colorante negro en gel (en la receta original no se utiliza colorante)
- 430 gr. harina
- una pizca de sal


En primer lugar, batimos la mantequilla con el azúcar.


A continuación, añadimos la yema de huevo y mezclamos. La clara se puede guardar para decorar haciendo una glasa real.


Añadimos las 8 cucharadas de cerveza y volvemos a mezclar.


Ahora el colorante negro...

Por último, la harina tamizada con un pellizco de sal.

Envolvemos en film de cocina, y reservamos en la nevera unas dos horas.

A la hora de estirar la masa, es más fácil entre dos hojas de papel de horno, ya que es una masa que en seguida se pone blanda.


Cortamos con la forma que queramos. Yo he utilizado un cortador en forma de jarra de cerveza.


Para decorar, y ya que Chús recomendaba espolvorear con un poco de azúcar, yo puse azúcar blanca granulada en la parte de arriba, emulando la rica espumita de la cerveza...


Horneamos 20 minutos a 200ºC, dejamos enfriar en una rejilla, y listas para tomar.

¡Besitos y felicidades a todas las Patricias y Patricios!


lunes, 9 de marzo de 2015

BROWNIE DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE CRUJIENTE

Esta receta que comparto hoy es de las que más me ha sorprendido.

Una tía de Rafa me regaló un librito con muchas recetas de brownies. Tenía ganas de hacer uno diferente. Y encontré esta receta, de la que tenía todos los ingredientes en casa... No sé si recordáis la receta de Peanut Butter Squares o Cuadrados de Mantequilla de Cacahuete que aprendí hará un año en el Reto Cocinillas...

así que me metí en la cocina, pensando que iba a quedar quizá un brownie rico pero algo pesado...

Pero cuando lo servimos como postre un día que vino la familia a casa fue un éxito, por lo original del sabor, el punto crujiente, y que no queda demasiado dulce ni pesado... Ya os digo, me sorprendió muy positivamente...


Para hacerlo váis a necesitar:
- 2 huevos
- 250 gr. azúcar extrafino
- 115 gr. azúcar moreno muy compacto
- 30 gr. mantequilla
- 60 gr. mantequilla de cacahuete crujiente
- 1 cda. esencia de vainilla
- 165 gr. harina
- 2 cdtas. levadura en polvo
- 50 gr. cacahuetes tostados y salados en trozos

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos la fuente para el horno.

La clásica fuente de brownie es cuadrada, pero yo he utilizado una rectangular.

En lugar de aceitarla y anharinarla para que no se pegue, la he cubierto con papel de horno.

Con una batidora eléctrica batimos los huevos hasta que estén bien mezclados.

Incorporamos los dos tipos de azúcar, mezclando bien, las dos mantequillas y la esencia de vainilla.

Tamizamos la harina con la levadura y la vamos incorporando poco a poco, si excedernos al batir.

Vertemos la mezcla en la fuente de horno y con una lengua la alisamos.

Esparcimos los cacahuetes picados por encima e introducimos al horno unos 30 minutos.

Al terminar de hornearse (comprobamos que si pinchamos una brocheta sale limpia), lo dejamos reposar uns 115 minutos en el molde, y después desmoldamos y pasamos a una rejilla.


Para servirlo, troceamos en cuadrados.


Una buena infusión o un café, y tenéis la sobremesa perfecta (o merienda).

Yo me pido la zona de los bordes, que queda con un punto crujiente extra...



¡Os lo recomiendo!

¡Besitos!


viernes, 6 de marzo de 2015

ALFOMBRA DE TRAPILLO

El año pasado, en una de las Fiesta de Enlaces que Blanca, de Personalización de Blogs, organizaba cada semana, me llamó muchísimo la atención un post de Laura una chica que explicaba cómo hacer una alfombra de trapillo, tejiéndolo con ganchillo. De hecho, esa semana fue el Post Ganador...

Leyendo las explicaciones me acordé de mi abuela, con la que me encantaba sentarme mientras cosía y me enseñaba distintos bordados y puntos. 

Aunque la costura no se me daba bien (y mira que le ponía ilusión...), y el punto tampoco (o el knitting), con el punto de cruz y el ganchillo me enganchó muchísimo. Le encantaba (y a mi también) prepararme un trocito de tela y decirme que siguiera un esquema (de mi librito de esquemas con un precio marcado de 40 pesetas que todavía tengo...), o buscarme un hilo para ganchillo, hacer ella la primera vuelta y decirme que siguiera yo...

Así que cuando vi la alfombra me dije "Tengo que hacerla". Por mi abuela, que me enseñó con tanta ilusión, y por mi sobrina, que adora todo lo que tenga forma de estrella y le encanta sentarse a jugar en una "manta" (así las llama ella en lugar de alfombras...).



Si os animáis a hacerla, sólo necesitáis trapillo del color que más os guste. Si elegís distintas madejas, fijaos bien en el tipo de trapillo de cada una, para que sea el mismo (me sorprendió la de texturas diferentes que hay...). 

Y por supuesto, el súper gancho....



Si bien es verdad que estas cosas son como ir en bici, que nunca se olvidan, hasta la segunda vuelta no me vi con soltura... Y entonces empecé a disfrutar como una tonta...



Aquí podéis ver las explicaciones que nos da Laura para hacerla.

Nos os imagináis cómo engancha...



Ya os iré enseñando poco a poco lo que he ido haciendo, porque hay un montón de blogs con unas ideas chulísimas.

¡¡Besitos!!

martes, 3 de marzo de 2015

3+12=15 MARZO

Día 3 de Marzo. Como cada día tres de este año, acudo a la iniciativa mensual propuesta por Flor, de Mums & klDS, en la que nos propone compartir una foto de cada uno de los doce meses de este 2015 (de ahí el 3+12=15)

Como comenté en la primera entrada, este año hay que elegir una temática para nuestro calendario, y yo he elegido la naturaleza como "protagonista" de mis fotografías. 

Además, como novedad este año hay que incluir al menos dos fotos en blanco y negro. Este requisito me imponía mucho, ya que siempre he pensado que la belleza de la naturaleza está en el propio color.

Pero en uno de mis paseos di con un pinar muy seco, y creo que cada paisaje tiene una belleza que resaltar. En este caso, había que resaltar esa sequedad, y he pensado que podría ser la ocasión de "estrenarme" con la falta de color...


Os recomiendo que visitéis los blogs de los demás participantes, porque os van a encantar las fotos. Podéis pichar en la foto.


¡Besitos!

sábado, 28 de febrero de 2015

SOUFFLÉ DE GRUYÈRE Y TOMILLO - RETO COCINILLAS FEBRERO

Como cada final de mes, hoy toca Reto Cocinillas. No sé si os he comentado antes que se trata de un grupo de facebook (al que os podéís apuntar si queréis pinchando aquí) y en el que cada mes se hace una receta de Lorraine Pascale, alternando sabor dulce y salado. Además, no hace falta tener blog para participar. ¿Os animáis?

Este mes tocaba salado. Y una de las últimas receta de Lorraine ha publicado en su web es SOUFFLÉ DE GRUYÈRE Y TOMILLO, que salió la más votada.

La verdad es que casi todos los participantes estábamos un poco asustados, porque lo de que quede levantado el soufflé y no baje... ¡Que estrés había en el grupo!.

Así que tras varios consejos que comentamos con quien ya tenía experiencia, y la recomendación de tener todo preparado para sacar el plato del horno y hacer la foto (no vaya a ser que se nos venga abajo...), me puse el delantal y me metí en la cocina.


Esta vez he seguido paso a paso la receta de Lorraine Pascale.



Necesitaremos:
6 moldes de 175 ml de capacidad
tazón y varillas o batidora eléctrica de mano o robot de cocina con las varillas.

Aceite para rociar

25 g de mantequilla sin sal 

1 cucharada de aceite de oliva 
50 g harina, y un poco más para espolvorear 
1 cucharadita mostaza inglesa en polvo 
300 ml leche semidesnatada
75 gr queso Gruyère, groseramente rallado 
4 huevos, separadas claras de yemas 
2 cucharaditas cebollino fresco finamente picado
Hojas de 3 ramitas de tomillo fresco 
Sal y pimienta negra recién molida negra

Para acompañar:

Ensalada verde crujiente


Precalentar el horno a 200 ° C, (Ventilador 180 ° C, 400 ° F, Mark Gas 6).

Colocar una bandeja para hornear en el horno para que se vaya calentando. Esto asegurará que las soufflés tengan algo de calor inferior, lo que les ayudará a subir 

Preparamos los moldes. Yo tuve que utilizar varios más, porque los que tengo tienen 100 ml. de capacidad, así que aproveché para utilizar moldes de carámica, de cristal y de barro, por ver el resultado (quedó igual en los tres tipos).
Rociar el interior de los moldes con aceite, espolvorear ligeramente con harina y reservar.

Poner la mantequilla y el aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio y dejar que la mantequilla se derrita. A continuación, añadir la harina y la mostaza en polvo y mezclar bien hasta formar una pasta espesa antes de retirar del fuego. Añadir la leche poco a poco, revolviendo todo el tiempo hasta que estén bien mezclados. Así evitaremos que se formen grumos en la mezcla. Una vez que toda la leche se añade, volver a llevar la sartén al fuego y llevar a ebullición, removiendo continuamente. 


Reducir el fuego a fuego lento durante 5-6 minutos, sin dejar de remover todo el tiempo hasta que comience a quedar bien espesa. 

Ahora le toca el turno al queso. En casa pensamos que habría que añadirle más cantidad de queso, ya que al final queda muy suave, quizás demasiado...


Añadir el queso, mezclando bien hasta que esté completamente derretido, y luego retirar del fuego. 


Batir las yemas, el cebollino, tomillo y sazonar hasta que esté todo combinado y uniforme. Salpimentar, verterlo en un tazón y reservar.


A continuación, poner las claras de huevo en un bol y batir hasta que estén montadas y espumosas, casi como merengue. Tener cuidado de no pasarse batiendo ya que se formarán burbujas y no se mezclarán bien con el resto de ingredientes.

Incorpora una tercera parte de las claras de huevo a la salsa reservada. No te preocupes por cómo incorporarla en esta ocasión, sólo se mezcla muy rápido y bien para que se afloje la salsa. 

A continuación, añadir las claras de huevo restantes a la salsa en dos veces, incorporándolas más suavemente esta vez para mantener el aire. Todo debe ahora quedar bien mezclado.

Yo he vertido el segundo tercio en la salsa, y por último, la salsa en el cuenco en el que quedaba el tercio restante de claras montadas, quedadndo más o menos así:



A continuación, reparte la mezcla en partes iguales entre los moldes. Golpea los moldes sobre la superficie de trabajo para asegurarte de que la mezcla ha llegado a todos los "rincones". 

A continuación, pasa el pulgar hacia abajo por el borde de cada soufflé y por el interior de cada molde, todo el camino alrededor. Esto ayudará a evitar que los soufflés se peguen a los lados y por lo tanto subirán más fácilmente.

Retira con cuidado la bandeja para hornear caliente del horno y coloca los moldes en él.


Hornea las soufflés en el horno durante 12-15 minutos o hasta que estén doradas en la parte superior y hayan subido bien. 
No abrir el horno antes de que se terminen de cocinar, ya que se derrumbarán. Si esto pasa, una vez que estén de vuelta en el horno se levantarán un poco, pero no quedarán como al principio.

Una vez listo, retirar la bandeja para hornear del horno.


 Llevarlo directamente a la mesa y servir lo antes posible.


¿Quién se anima a hacerlos? 

De momento, os dejo el resto de miembros del Reto Cocinillas que se han animado
¡Besitos!

jueves, 26 de febrero de 2015

BIZCOCHO DE CALABAZA Y CHOCOLATE CON FORMA DE CORAZON

Este otoño me regalaron una calabaza, y estuve haciendo varias recetas, como estas Empanadillas de Calabaza y esta rica Crema de Calabaza.

Ahora le toca el turno al punto dulce, con un BIZCOCHO DE CALABAZA Y CHOCOLATE.



La idea es de las chicas de Kanela y Limón, que el año pasado me dejaron con ganas de hacerlo, así que en cuanto me vi con la calabaza en mis manos me dije... "De este año no pasa". Fue para Halloween, con un cortador en forma de calabaza. Pero no quedé contenta con el resultado. No por el sabor, que quedó riquísimo, sino por el dibujo, que se perdió al hornearlo...
Así que me pareció que San Valentín era na buena ocasión para repetir... Sobre todo, porque me había quedado puré de calabaza para otro bizcocho, y estaba esperándome en el congelador...

En primer lugar, deciros que uno de los ingredientes es bizcocho de chocolate previamente hecho. Podéis hacerlo en casa o podéis comprarlo hecho si no os da tiempo de hacerlo antes (yo opté por esta opción).

Además, necesitaréis un cortador bonito para sacar el dibujo de dentro del bizcocho. 

Dicho esto, necesitaréis:
- bizcocho de chocolate
- cortador de galletas
- 100 gr. puré de calabaza
- 100 gr. mantequilla
- 100 gr. azúcar
- 3 huevos
- 150 gr. harina
- 10 gr. levadura química (tipo Royal)
- colorante naranja (opcional)

Primero hacemos el puré de calabaza. He troceado la calabaza y con una pizca de sal la he puesto 4 minutos en el microondas a máxima potencia. Con 150 gr. de calabaza cruda me han salido unos 100 gr. de puré.

Mientras se atempera, vamos cortando el bizcocho de chocolate con el cortador elegido. Yo compré el bizcocho que viene preparado para hacer tartas, que al ser tres planchas finas me pareció muy cómodo para cortar.


He utilizado tres planchas.

Reservamos, ponemos el horno a 160ºC y comenzamos a preparar el bizcocho de calabaza. 

Primero batimos la mantequilla y el azúcar juntos hasta que la mezcla blanquee.


Añadimos los huevos, de uno en uno y mezclando bien cada incorporación.


Ahora la mitad de la harina, que a mi me gusta tamizar siempre.


Se incorpora el puré de calabaza. Si es de un naranja muy pálido, podemos añadirle colorante alimentario para darle "alegría" y que el bizcocho quede de un naranja inconfundible.

Añadimos por último el resto de harina con la levadura.

La primera vez que hice esta receta, en el molde de bizcocho puse una primera capa como de 1 cm. de masa de bizcocho, y después los recortes de bizcocho de chocolate. Pero el bizcocho subió y con él las calabazas, y quedó regulín...



Así que esta vez he pensado aprovechar ese efecto con los corazones...

Vertemos el  resto de la masa en el molde, e introducimos al horno unos 50 minutos (dependerá de cada horno).

Cuando esté listo (si le pincháis una aguja de cocina saldrá limpia) lo dejamos enfriar unos 15 minutos.

Desmoldamos y dejamos que siga enfriándose sobre una rejilla.

Y ya sólo queda servirlo y comerlo cuando nos apetezca. Aunque éste bizcocho tenía un destino muy especial, ya que nos fuimos de finde a Sevilla a casa de mis cuñados.



La única pena es que al trasladarlo se abrió un poco por el centro...

Os recomiendo hacerlo, porque sale riquísimo!!


¡Besitos!