lunes, 13 de octubre de 2014

12.13.14 OCTUBRE

Este mes sí llego puntual a mi cita mensual con Flor, de Mums & klDS 

Por si no conocéis la iniciativa, el 13 es el día elegido por Flor, de Mums & klDS  para publicar una foto que represente ese mes, y así al final del año tener nuestro particular calendario fotográfico.

Este mes de momento nos ha traído lluvia y frío. Además, la celebración en el campo del cumpleaños de una amiga este mes, me trajo la oportunidad de disfrutar del aire libre, y de fotografiar el paisaje, con un clima a ratos lluvioso, a ratos soleado, y algún momento con tormenta espectacular...

Ante la duda de qué foto compartir, pensé en ésta:


La hice en un momento en que por un lado llovía y por otro lucía un sol deslumbrante... Y me encantan los colores del paisaje cuando hay ese contraste de luces... 

Además, me pareció que refleja muy bien el mes de Octubre, en el que lo mismo pasas frío que calor, puede llover a cántaros o hacer una tarde estupenda en la que tomar el sol en una cafetería...

¿Queréis saber cómo es el mes de Octubre para el resto de participantes? Pues ya estáis pinchando aquí o en la imagen.


Y aquí podéis ver las últimas fotos de mi calendario:
- Septiembre aquí
- Agosto aquí
- Julio aquí
- Junio aquí

¡Un besote muy fuerte!

lunes, 6 de octubre de 2014

PALMERITAS DE HOJALDRE


Hoy os traigo una receta sencillísima, rápida y muy rica.

Palmeritas de Hojaldre.


Ya os comenté el martes pasado que con el hojaldre que no había utilizado para la Tarta de Higos, Queso Crema y Menta iba a preparar una merienda muy fácil.

Y es que de verdad que se prepara en un pis-pás.

Primero, con el hojaldre extendido (que compré ya preparado), corto un rectángulo:


A continuación, espolvoreamos por encima lo que queramos. Yo utilicé zaúcar blanco con canela molida.


Podéis poner azúcar moreno, una capa pequeña de mermelada... Incluso sal gruesa con alguna especia, si queréis hacer la versión dulce.


Enrolláis los lados más largos hacia adentro, apoyáis sobre un lado y cortáis en rodajitas.


Colocamos cada trozo sobre papel de hornear en la fuente del horno. Como véis, al cortarlo ha cogido la forma de corazón típica de la palmera.


Introducimos al horno previamente calentado, a 200ºC, unos 10 minutos, aunque habrá que estar pendiente porque depende de cada horno.

¡Y listas para comer!


Si queréis, se les puede dar un baño de chocolate, o de glaseado, o mermelada...

Y si optáis por la opción salada, con un trocito de chorizo, por ejemplo, en el centro quedarán riquísimas y muy originales.

Animaos y ya me contáis.

¡Besitos!

miércoles, 1 de octubre de 2014

HOY COMPARTIMOS... OBJETOS COTIDIANOS

Un mes más participo en la iniciativa Hoy Compartimos, que invita a blogs con contenido propio (textos y fotografías) a publicar en la misma fecha sobre un tema concreto.

Este mes Nika y  Lorena nos proponen un tema, como ellas dicen, "muy inspirador": OBJETOS COTIDIANOS

Así que, ahí van algunos puntos de mi cotidianeidad...

Este es mi desayuno...


La he dejado con poca nitidez porque a las siete de la mañana yo veo el mundo poco, muy poco nítido...

Luego, en el trabajo, números, muchos números...



Al volver a casa, si estoy muy cansada no me resisto... Sí, sí, ya sé que las escaleras son más sanas... Pero a veces...


Si es de los días que subo por las escaleras, porque estoy llena de energía, me meto un rato en la cocina y preparo algo, como cuando nos regalaron hace poco estos tomates...


Pedían a gritos un buen pan de pueblo, aceite de oliva virgen extra, sal y ajo, y convertirse en salmorejo...

Si ya tengo la comida del día siguiente preparada, puedo hacer un rato punto de cruz...


Aquí los hilos están hechos un lío porque le dejé a mi sobrina jugar con ellos...

Y así llegamos al final del día. La desconexión y cierre en mi caso es un ritual...



No puede faltar una infusión de roiboos (en la taza con pintura de pizarra que me regaló Rafa), y algo de lectura, en libro electrónico, en papel o una revista, pero tengo que leer un poco antes de cerrar los ojos...

Como veis, mis objetos cotidianos son éso, muy cotidianos... :-)

Para ver qué consideran cotidiano (y cotillear un poco) en sus vidas el resto de participantes, podéis pinchar en la foto, o aquí.



¡Besitos!

martes, 30 de septiembre de 2014

TARTA DE HIGOS, CREMA DE QUESO Y MENTA

Vuelve el último día del mes, y con él, el Reto Cocinillas.

Este mes toca dulce, y la receta seleccionada fue...

Tarta de Higos,  Crema de Queso y Menta.



Como siempre, de nuestra chef favorita, Lorraine Pascale...


Esta tarta es muy sencilla. Lo más laborioso es hacer la base, una masa quebrada o brisa, que tampoco es difícil de hacer.

Necesitaremos una fuente rectangular baja de 20 x 30cm, con los bordes ondulados.

Ingredientes:

Para la masa quebrada
·         250g harina normal
·         125g mantequilla fría, en dados
·         2 yemas de huevos de gallinas criadas en libertad
·         un pellizco gordo de sal
·         1-4 cucharadas de agua, en caso de que haga falta

Para el relleno
·         harina normal, para trabajar la masa
·         260ml nata para montar
·         165g queso crema
·         3 buenos chorretones de miel
·         1 cucharada Marsala (opcional)
·         12–16 higos, cada uno cortado en 6 piezas
·         un puñado de pistachos, nueces o pecanas, por la mitad
·         1 manojo de menta fresca, picada o desmenuzada a mano

Yo hice una versión mini, porque en casa estamos sólo dos, así que para la masa quebrada utilicé la mitad de los ingredientes...



Ponemos la harina y la mantequilla en un robot de cocina, y pulsamos hasta obtener como migas.

Si no tenemos robot, usaremos las manos y mezclaremos la mantequilla y la harina en un bol, hasta que la mezcla parezcan migas pequeñas.

Añadimos las yemas y un pellizco de sal, y mezclamos con un cuchillo. Apretamos la mezcla en forma de bola. Si se ve muy seca, añadimos un poco de agua, pero hay que intentar evitarlo si podemos.

Cuando la mezcla esté unida, envolver en film de cocina y dejar en el frigo unos 30 minutos.

Transcurrido ese tiempo, sacar del frigo y dejar que se temple un poco. Si se amasa fría, se va a desmigar.

Precalentar el horno a 180C/350F/Gas 4.

Extiende la masa en una superficie enharinada hasta que tenga el grosor de una moneda de euro, y colócala sobre una fuente de horno de 20 x 30cm. La masa quebrada casera se suele deshacer con facilidad. No hay que asustarse. Si pasa eso, se puede “parchear” en la fuente los trozos que se desmoronen.

Con una bolita de la misma masa, presiona la masa hacia el fondo de la fuente. Con el mango de una cuchara de madera, marca las paredes para que quede con la forma ondulada. Recorta el exceso y pasa un cuchillo fino por dentro de los bordes para que se suelte. Pasar al frigo para que repose unos 15 minutos, o hasta que esté firme.

Sacar la tarta del frigo, arrugar una hoja de papel de horno, extenderla y cubrir la masa con él. Cubrirlo de garbanzos o pesas de hornear y hornea entre 20 y 25 minutos, o hasta que la masa se vea seca al tacto. Sacar del horno y reservar.

Y hasta aquí todo lo que os puedo contar de mi base de masa quebrada, porque un despiste muy tonto hizo que se me quemara. Así que, como no me daba tiempo, opté por la opción rápida: comprarla hecha. El único problema fue que no la encontré... Así que la sustituí por hojaldre...



Intenté que me quedara en forma de cestillo...



Mientras se enfría la base, ponemos la nata en un bol y batimos hasta que empiece a espesar. 

Ponemos la crema de queso en otro bol y le incorporamos la nata con movimientos envolventes. 

Mezclamos con la miel y el Marsala (si se usa, que yo no he utilizado). Y ponemos este relleno en la tarta.



Extendemos la crema sobre la base de la tarta.

A pesar del problema con la masa brisa, lo que más me costó de este reto fue encontrar higos... Y cuando daba con ellos estaban demasiado maduros...

Pero los encontré...



Troceamos en seis los higos, y los colocamos encima.


Lo que son las cosas... Estaba tan convencida de que tenía menta en la terraza que ni se me ocurrió mirar... Y cuando salgo a cortarla, ni rastro de ella en la maceta que la tenía... Menos mal que ha salido en otra maceta...



Así que la picamos...

Y esparcimos los frutos secos y la menta picados sobre nuestra tarta.




¿A que os habéis quedado con ganas de más?

Pues para eso está el Reto Cocinillas, para que veáis las versiones de cada participante:






¿Quién se anima a hacerla?

Y si queréis saber cómo prepararé una merienda rica y fácil con el hojaldre que me sobró, este fin de semana os daré la receta...

¡Besitos!

jueves, 18 de septiembre de 2014

12.13.14 SEPTIEMBRE

Este mes llego con un poco de retraso a nuestra cita mensual con Flor, de Mums & klDS pero como ella es tan especial y está atenta a todo, siempre nos deja unos días más por si la vida se nos complica un poquillo a la hora de publicar...

Por si no conocéis la iniciativa, cada 13 es el día elegido por  Mums & klDS  para publicar una foto que represente ese mes, y así al final del año tener nuestro particular calendario fotográfico.

Encima este mes lo comencé dando un paseo por una zona preciosa de Córdoba, conocida como Trassierra, que está a cinco minutos en coche, y tiene caminos para pasear que son una maravilla...

Además de pasear, aprovechamos para recoger moras, y aunque las moras estaban de vicio y preciosas, esta encina me cautivó. La encina es un árbol que me encanta, y gracias a esa luz tan especial que queda cuando empieza a abrir después de la lluvia, me puse a hacerle fotos pensando en compartirla con vosotros...


Así que ésta es mi imagen para Septiembre... Se ve que estoy ya deseando que empiece el otoño, porque los colores de esta estación me encantan...

Por supuesto, os recomiendo ver otras perspectivas de este mes, pinchando en la imagen o aquí



Y aquí podéis ver las últimas fotos de mi calendario:
- Agosto aquí
- Julio aquí
- Junio aquí

¡Un besote muy fuerte!

domingo, 31 de agosto de 2014

SCONES CHEDDAR Y PIMENTON - RETO COCINILLAS AGOSTO

Como todos los finales de mes, hoy toca Reto Cocinillas.

Este mes toca salado: SCONES DE CHEDDAR, CEBOLLETA Y PIMENTON


Los scones son una especie de panecillos típicos en las meriendas de té inglesas, aunque son originarias de Escocia. Suelen ser dulces, aunque las versiones saladas, como la que propone Lorraine Pascale, también son habituales.


Tenía muchas ganas de hacer scones, la versión clásica, que seguramente haré más adelante.

Así que me hizo mucha ilusión que saliera esta receta pata este mes.

Los ingredientes que vamos a necesitar son:


- 5 cebolletas, finamente picadas
- 200 gr. harina leudante
- 100 gr. harina integral
- 50 gr. mantequilla sin sal
- 50 gr. crema de queso baja en grasa
- 1 cdta. levadura en polvo
- 2 cdta. Páprika o pimentón
- 1 pellizco gordo de sal
- 100 ml. leche desnatada
- 1 huevo pequeño, ligeramente batido, o 1 yema de huevo mezclada con un poco de agua fría.
- 25 gr. queso Cheddar

Si no tenéis harina leudante, podéis fabricarla vosotros mismos, como hice yo, mezclando 240 gr. de harina normal, con una cucharadita y media de levadura química en polvo y una cucharadita de sal.

Lo primero que haremos es picar la cebolleta muy finamente, y dorarla en una sartén con un poco de aceite, a fuego medio, unos 4-5 minutos, para que quede floja pero sin que llegue a tomar color.


Mientras, en un robot de cocina, vertemos los dos tipos de harina, la mantequilla, la crema de queso, la levadura, la sal y el pimentón o páprika, y mezclamos hasta que quede como pequeñas migas.


El siguiente paso es añadir la leche, y la cebolleta ya pochada, volviendo a mezclar hasta que quede una masa suave.


Me gustó mucho trabajar con este tipo de masa porque me pareció muy elástica y manejable.

Extendemos la masa sobre una superficie enharinada hasta que tenga 2 cm. de espesor, y cortamos con un cortador circular de 6 cm., sin girar para que queden rectos al subir.


Según la receta salen 8 piecas, pero yo al final dejé la masa más fina, y el cortador era algo más pequeño (5 cm), así que me salieron el doble de scones.


Vamos colocando sobre la bandeja, y pintamos la superficie con huevo batido, con cuidado de que le huevo no caiga por los laterales (podemos retirar el sobrante con papel de cocina).


Espolvoreamos con queso Cheddar, que habremos rallado finamente.


Introducimos en el horno, previamente precalentado a 200ºC (180ºC con aire, Gas 6), y dejamos 10-12 minutos, o hasta que cojan un tono marrón dorado.

Pero no sé por qué motivo, a mi me tardaron mucho más en dorarse. Tanto, que tras probarlos volví a introducirlos en el horno casi 10 minutos más, a 180ºC para que no se quemaran.


Algunos los dejé sin queso...


Están muy buenos templados, así que podéis ir preparando un té, y así disfrutar de una merienda muy "british"...


Para los que no utilicéis robot de cocina, poned los ingredientes en un bol grande y utilizando índice y pulgar, pellizcad los trocitos de mantequilla y crema de queso con la mezcla de harinas, hasta integrarlas y que quede como una mezcla de pequeñas migas. Añadir la leche y las cebolletas y mezclar todo rápidamente con un cuchillo de mesa antes de meter las manos, y entonces, apretar todo hasta obtener una mezcla suave, asegurándonos de que no queden migas sueltas en el fondo del bol.


Como agosto es un mes más complicado, como veréis hemos sido pocos los que hemos participado en el reto, así que ya estáis pasando a verlos:

Victoria, de Hoy Cocina Vivi

Marisa, de Marisa en la Cocina

Susana, de Té con Limón y Canela

¡Besitos!

martes, 19 de agosto de 2014

AJOBLANCO MALAGUEÑO

Esta receta originaria de Málaga no se puede negar que es súper apetecible en verano.


Y aunque la suelo hacer con frecuencia, esta es la primera vez que la hago con Thermomix (TM31). Aunque os explicaré también cómo hacerla con batidora tradicional.

Lo primero, los ingredientes:


Cuando utilizo frutos secos, prefiero comprar la cantidad justa para la receta, ya que si no pueden quedar un poco rancios... Así que, si tenéis almendras y llevan ya tiempo en casa, pueden darle menos sabor...

Lo primero, verter las almendras en la Thermomix, con un buen pellizco de sal gruesa y el ajo (al que le habremos sacado la semilla para que no repita), y trituramos 30 segundos a velocidad 5.

Si utilizamos batidora, en el vaso de ésta ponemos los mismos ingredientes, pero añadimos una poca de agua, para facilitar el triturado.

Sacamos la miga del pan y la humedecemos con una poquita de agua.



Unimos a las almendras picadas, y otros 15 segundos a velocidad 5.

Debe quedarnos una especie de pasta, algo así:



En caso de batidora tradicional, este paso sería igual: añadir el pan húmedo y batir hasta obtener una pasta gruesa

Ahora, a velocidad 5, sobre la tapa y sin quitar el cubilete, poco a poco vamos añadiendo el aceite de oliva virgen extra. Lo mantendremos a esta velocidad hasta que se haya introducido todo el aceite.

Ahora le toca el turno al resto de ingredientes, vinagre y agua, que trituraremos un minuto a velocidad progresiva 5-10.

Con la batidora, incorporaremos el aceite de la misma forma que si hiciéramos mayonesa, e igual con el vinagre y el agua, batiendo con suavidad.

Como cuando lo hice esta vez era para tomarlo en casa de mi madre, no le añadí todo el agua, sino algo así como medio litro. Por una parte es más cómodo de trasladar, pero sobre todo, resulta que ese día estábamos a 40ºC, así que quedé con ella en que el resto del agua lo tendría ella preparado en el congelador, porque este plato, como no esté bien frío pierde casi toda la gracia....

Para servir, solemos acompañarlo de cubitos manzana verde (el punto ácido de la genial) y uvas pasas, si son de la variedad Moscatel de Málaga, pues mejor...


Y tenemos un plato la mar de rico y sano, ya que las almendras tienen un contenido en Vitamina E muy elevado, y además, es una de la fuentes no animales más ricas en calcio. En cuanto a las pasas, además de la elevada cantidad en fibra y flavonoides (estos últimos, antioxidantes), son ricas en potasio, que ayuda a depurar el organismo.

Y encima se puede preparar de un día para otro...

Así que, ya os podéis ir animando a preparar este plato tan rico

¡Besitos!